Pinchos Lácteos

Sin más que decir que me encantó hacer este tipo de foto. Así que subo una más de la sesión de Agosto en Cotos, y esperando poder ir a otra sesión, en un lugar mucho más oscuro, mucho más recóndito, y con nuevas ideas!

A través

Esta foto no me suscita lo mismo que las otras. Porque no es el mismo tipo de foto. No son palabras lo que me evoca. Es más una sensación. Una emoción. Un sobrecogimiento. Allí en ese momento no estaba presente esta sensación, pero después cuando llegué a casa y la vi en mi pantalla pensé: "Vaya, tiene algo diferente al resto de mis fotos, pero no sé muy bien qué es..."
Y después de pensar largo rato sobre ella, creo que he llegado a lo que hace que en mí, esta foto sea diferente.
El sol brilla a través de las ramas, como si estuviéramos viendo el atardecer a través de lo que el árbol está experimentando. Y su sombra, la interacción del árbol con la luz y con el mundo, llega con más y más potencia a medida que se acerca a nosotros. Es como si de alguna manera, estuviera conectando con el mundo a través del árbol. Allí solo, en medio de la llanura. A la vez nos mira, haciendo sombra, y a la vez está mirando el atardecer y dándonos la espalda. Absorbe el sol, pero nos toca con la sombra.
Y esta sensación de estar viendo el mundo a través del árbol, como si fuese el personaje de la historia, es lo que creo que al menos en mí, hace que esta foto sea diferente.
Pensé en dejarla en color, pero no era lo mismo porque la emoción cromática del resto de la imagen despistaba de esta interacción con el árbol. De esta conexión de luz y sombra, tierra y madera.

Como niños

Llevaba tiempo queriendo ir a hacer fotos de la Vía Láctea. Siempre me ha encantado ver las estrellas (a quién no). Pero es que además hace unos cuantos años empecé a estudiar Física en la UCM porque quería ser astrofísico. A los dos meses me di cuenta de que mi imagen de la carrera era completamente romántica (aunque no por ello menos válida), y que en la facultad era todo matemáticas y laboratorios de física y química hasta prácticamente el último curso de carrera. Así que duré poco. No aguantaba la atmósfera, porque no iba conmigo.
O sea, que el tema de los astros siempre me ha llamado mucho, así que unirlo con fotografía ha sido una gran idea. Mi amigo y también fotógrafo Jose, casualmente, me comentó que quería ir a hacer fotos de la vía láctea también. Coincidencia! Así que nos fuimos una fresca noche de Agosto a Peñalara y la magia surgió. Fue una noche genial. Estábamos como niños probando y probando mientras reíamos y nos asombrábamos con los resultados. Parecía que teníamos 10 años otra vez. Ese es el efecto que tiene el universo en nosotros. Lo inconmensurable, la naturaleza pura...
He hecho un tutorial para mi canal de youtube sobre todo el proceso, así que ya os contaré más!! Espero que os guste.